Sonarán obras maestras para violín y piano

Los músicos Konstantin Zioumbilov y Evgeny Korolkov llegan al Conjunto Santander de Artes Escénicas este sábado para presentar piezas de Beethoven, Brahms y Rachmaninoff

El violinista Konstantin Zioumbilov y el pianista Evgeny Korolkov tocarán en el Conjunto Santander de Artes Escénicas para presentar el recital “Obras maestras para violín y piano”. El dueto interpretará piezas de Beethoven, Brahms y Rachmaninoff.

Zioumbilov, también director de la Orquesta Higinio Ruvalcaba, platicó sobre el repertorio que han interpretado como dueto: “Tenemos un par de programas con Grieg, Beethoven, Brahms, Rachmaninoff. Esta vez vamos a tocar la Sonata de Beethoven número 1, tres piezas de Rachmaninoff, su famosísimo ‘Vocalise’, su ‘Romanza’ y su famosa ‘Danza húngara’. Es famosa en Europa, pero creo que en México nadie la ha tocado. Terminamos con la Sonata número 2 de Brahms, y su famoso ‘Scherzo’, parte de una sonata: ahora circula como una pieza de concierto aparte”.

El músico comentó sobre su colega: “Evgeny Korolkov vive en Ensenada, donde tiene una academia de música que lleva su nombre. Se formó en Siberia, la misma ciudad donde estudiaron en el conservatorio Maxim Vengerov (quien también se presentará en el Conjunto Santander). Es una escuela muy buena, allí hizo también su maestría”.

Zioumbilov y Korolkov han tocado juntos desde 2008: “Tocamos un primer concierto en Ensenada, me invitó a colaborar en un concierto para recaudar fondos”. Después volvieron a tocar en la misma ciudad, para luego venir al Festival de Mayo, donde estuvieron en el ciclo Música en las Iglesias “en el pueblo de Santa Anita y en el templo de San Agustín. Desde entonces no nos presentamos aquí”.

Además de tener una trayectoria como director y como solista invitado en orquestas, este tipo de conciertos le permiten explorar otra faceta y otro repertorio: “Para mí es una experiencia muy buena, la música de cámara para violín y piano es bastante amplia. Hay de todas las épocas, desde barroco al contemporáneo. Hay que ser versátil: en mi vida me tocó presentarme casi con el estilo de mariachi, en lo popular, con canciones de Sinaloa donde acompañaba con el violín y una soprano cantando. Fue una experiencia interesante. Grabé tres discos con música tradicional de Jalisco, desde los tiempos de Porfirio Díaz hasta los autores que todavía viven. Con respecto a la música clásica me gusta dirigir la Orquesta Higinio Ruvalcaba, antes tocaba bastante con varias orquestas. Toqué los conciertos de Brahms en San Luis Potosí, varias veces con la Sinfónica Juvenil de Zapopan”, entre otros.

La experiencia musical

A propósito del amplio repertorio que existe para la música de cámara y que no se toca en México, el músico comentó: “Es cuestión de tiempo. Despierta interés con las obras inéditas. También es cosa de gustos, a veces a la gente la allá no le gusta tanto lo que a la gente de acá. Pero creo que algunas cosas no están descubiertas para la gente porque no tienen promoción”.

Luego de esta presentación, el maestro continuará su labor con la batuta de la Orquesta Higinio Ruvalcaba: “El día 15 nos vamos a Autlán de Navarro, donde habrá un congreso con el tema de música y violencia, con los jóvenes y cómo la música y la enseñanza les influye. Es un tema muy interesante. Será el concierto de clausura. Dentro del congreso hay muchos ponentes que hablarán sobre este tema importantísimo, lo organiza en conjunto con el campus de la UdeG”.

Sobre la importancia de la educación musical, Konstantin agregó: “Me comentaban que en México hace muchos años, especialmente de las escuelas del gobierno, en los años sesenta, quitaron las clases generales de arte. Es algo muy grave. Creo que hay que volver a esta experiencia, en cualquier escuela normal. No digo escuelas especializadas. En cualquier escuela deberían enseñar artes, es otra formación. Sin esto no tenemos futuro. Da muchas herramientas para formar una persona mentalmente sana, interesada en muchas cosas”.

Fuente: informador.mx 8/11/19

El primer estudio de música electrónica del mundo

Conocido como el primer estudio de música moderna, en alemán el Studio für Elektronische Musik des Westdeutschen Rundfunks (WDR) en Colonia, la instalación de la Radio de Alemania Occidental se convirtió en la mejor aliada para los músicos y productores de todo el mundo ansiosos de experimentar con nuevos sonidos. Fue allí donde surgieron las notas sintetizadas electrónicamente que se mezclaron para crear un género musical completamente nuevo y admirado en todo el planeta.

El concepto de un estudio para crear música electrónica fue creado por los compositores Werner Meyer-Eppler, Robert Beyer y Herbert Eimert, quienes durante muchos años trabajaron sobre los requisitos técnicos del desafío que tenían en mente.

Robert Beyer realizó diversas publicaciones sobre el problema de la ‘música que viene’, es decir, la música basada en electroacústica, a la vez que trabajó como mezclador de sonido. A partir de 1946 trabajó para la WDR como editor.

Herbert Eimert, que estudió en el Conservatorio de Colonia y en la Universidad de Colonia, escribió libros de música y en los años treinta construyó instrumentos musicales. Trabajó para la WDR entre 1928 y 1933 y en 1945 volvió a trabajar para la transmisión de radio en Colonia. A partir de 1948 se hizo cargo de la programación de música nocturna de la emisora.

Por último, Werner Meyer-Eppler obtuvo una titulación doctoral en Física en 1942 y en 1953 en Fonética y Estudios de Comunicación. Desde 1949 fue profesor en el Instituto de Fonética y Estudios de Comunicación en Bonn y ese mismo año publicó su libro “Elektrische Klangerzeugung” (Generación de sonidos eléctricos), en el que resumió el conocimiento sobre instrumentos de música electrónica y el método de síntesis de voz conocido hasta ese momento. Fue el primero en referirse con esos términos a lo que acabaría siendo un nuevo género musical.

En 1949 comenzó a fraguarse el Estudio para la Música Electrónica cuando Meyer-Eppler ofreció una conferencia en la ciudad de Detmold sobre las posibilidades de desarrollo de los mezcladores de sonido con la presentación de una cinta magnética grabada. Fue en esta conferencia de mezcladores donde Beyer y Meyer-Eppler intercambiaron sus ideas y conocimientos. Ahí nació la idea de realizar conferencias sobre música electrónica.

Robert Beyer recibió la aprobación de la propuesta por parte del gerente de los Cursos de Verano de Darmstadt y el 21, 22 y 23 de agosto de 1950 Beyer y Meyer-Eppler ofrecieron conferencias sobre “el mundo de los sonidos de la música electrónica”.

Fue en ese momento, en Darmstadt, donde Beyer, Meyer-Eppler y Eimer se encontraron: Herbert Eimert estuvo presente en estas conferencias y junto a otros asistentes se interesó tanto por el asunto de la música electrónica que al año siguiente pasó a formar parte de los Cursos de Verano, que llevaron el título de ‘Música y tecnología’.

Cuando el estudio finalmente tomó una forma concreta, Beyer y Eimert pudieron crear, tanto juntos como por separado, algunos estudios de sonido siguiendo criterios puramente auditivos e intuituvos. La primera demostración pública de estas piezas tuvo lugar en una presentación el 26 de mayo de 1953. Este evento se anunció en ese momento como la apertura oficial y la fundación del estudio.

Desde entonces, bajo el liderazgo de Herbert Eimert, el WDR Estudio para la Música Electrónica se convirtió en un lugar de encuentro internacional. Compositores como Ernst Krenek (Austria / EEUU), György Ligeti (Hungría), Franco Evangelisti (Italia), Cornelius Cardew (Inglaterra), Mauricio Kagel (Argentina) y Nam June Paik (Corea) vivían y trabajaban en Colonia. 

Las obras clave de esos años fueron escritas por Gottfried Michael Koenig, quien dominó el estudio como ningún otro y ayudó a muchos compositores a crear sus piezas. El lenguaje y la tecnología de la música electrónica temprana encontraron su culminación en sus obras, como ‘Klangfiguren II’ (1955), ‘Ensayo’ (1957) y ‘Terminus I’ (1962), que son tan radicales como virtuosas.

Fuente: https://elpais.com/cultura/

Imágenes: http://120years.net/wdr-electronic-music-studio-germany-1951/

Del video: The Orchard Music (en nombre de Cherry Red Records) y 1 sociedades de derechos musicales

Armonía Contemporánea – Acordes de séptima

En esta ocasión hablaremos de un tema que vemos dentro del módulo de Armonía Contemporánea. La construcción de los acordes de séptima.

Un acorde de séptima se forma a partir de cuatro notas por terceras superpuestas que serán 1 (fundamental), 3 (tercera) 5 (quinta) y 7 (séptima).

Existen diversos tipos o cualidades de acordes de séptima, los cuales se muestran a continuación:

1. Maj7 – Acorde mayor con séptima mayor. Su estructura interválica es 1 (fundamental)-3 (tercera mayor)- 5 (quinta justa)- 7 (séptima mayor). Este acorde tiene una sonoridad brillante y suave.

2. m7 – Acorde menor con séptima menor. Su estructura interválica es 1 (fundamental)- b3 (tercera menor)- 5 (quinta justa)- b7 (séptima menor). Este acorde tiene una sonoridad muy consonante y es un acorde muy moldeable, fácil de manipular para utilizarse un muchos géneros y estilos de música.

3. 7 – Acorde de séptima de dominante, o también podemos nombrarlo como acorde mayor con séptima menor. Su estructura interválica es 1 (fundamental)- 3 (tercera mayor)- 5 (quinta justa)- b7 (séptima menor). Este acorde es muy dinámico y luminoso. podemos utilizarlo en géneros como el funk, house, y en general en piezas que impliquen un buen groove.

4. m7(b5) – Acorde semidisminuído o séptima de sensible. Su estructura interválica es 1 (fundamental)- b3 (tercera menor)- 5 (quinta disminuida)- b7 (séptima menor). Este acorde tiene una sonoridad un poco instable y disonante. Funciona como un sustituto o extensión de un V7 o bien, dentro de una progresión armónica en tonalidad mayor o menor.

5.m(maj7) – Acorde menor con séptima mayor. Su estructura interválica es 1 (fundamental)- b3 (tercera menor)- 5 (quinta justa)- 7 (séptima mayor). Este acorde es tenso y tiene una sonoridad obscura. Por su cualidad disonante funciona como un acorde de paso o con una duración rítmica corta.

6.Maj7(#5) – Acorde aumentado con séptima mayor. Su estructura interválica es 1 (fundamental)- 3 (tercera mayor)- #5 (quinta aumentada)- 7 (séptima mayor). Este acorde es muy tenso y disonante. Funciona para géneros y estilos más sofisticados como el jazz, fusión, bossa nova.

7. °7 – Acorde disminuido con séptima disminuida. Su estructura interválica es 1 (fundamental)- b3 (tercera menor)- 5 (quinta disminuida)- bb7 (séptima disminuida). Este acorde ha sido muy utilizado en la armonía clásica sustituyendo al V7 en el modo menor o como mixtura. Es un acorde disonante, inestable sonoramente y que nos sirve también para modular.

Esperamos te haya sido de utilidad este artículo, nos vemos en el siguiente. Si deseas mayor información de nuestros Cursos y Diplomados pues consultar nuestro sitio web http://www.knobstudio.com.mx